Saltar al contenido.
12 septiembre 2010 / albertoalcolea

Mi vida con Debian (parte I)

Pues si, finalmente me he decidido y he instalado Debian como mi SO principal, concretamente la versión testing (Squeeze).

¿Y por qué debian? Pues sencillo, llegue de vacaciones y el Windows XP iba peor que nunca. Mi ordenador tampoco es una maravilla, un Pentium 4 a 3GHz con 2 gigas de RAM, pero tener que esperar 15 minutos para que arrancara completamente y poder abrir una ventana no era normal.

Además del XP, desde hace 2 años tenía otra partición con Ubuntu, no recuerdo la versión, que iba decente, pero consumía demasiados recursos para este viejo dinosaurio de PC (en el portatil lo tengo como sistema operativo principal y va de maravilla, pero en el de sobremesa me lleve un poco de decepción).

Así que me puse manos a la obra a investigar. Sólo pedía tres cosas: Gnome, ligero como una pluma y veloz como un rayo :P. En serio, para mi, si tengo dos programas similares y uno le cuesta abrirse 5 segundos y al otro 20, sin duda me quedo con el primero. La experiencia del usuario por encima de todo.

Conseguí una ISO del testing de Squeeze, formatee la partición del Ubuntu y me puse manos a la obra. Hice dos instalaciones, la primera por probar y la segunda ya la definitiva. En la primera se me instalo tal cantidad de cosas innecesarias que al final iba casi como el Ubuntu. Pero aproveche para probar cosillas, ver que tenía, que no, probé varios  entornos de escritorio: KDE, XFCE, Fluxbox. Lo que no tenía uno le faltaba al otro, o por el contrario le sobraba. Finalmente decidí instalar lo básico: el Kernel junto con las aplicaciones que vienen por defecto: el apt-get, aptitude, nano, ssh y poco más y el resto instalarlo a mano según mis necesidades.

Le metí el xorg, gnome-core y gdm. El resultado, una maravilla. En 30 segundos lo tenía arrancado y a pleno funcionamiento. En 5 apagado. Y en unas pocas horas todo configurado y funcionando a la perfección (incluso alguna cosa bastante mejor que antes con Ubuntu, como el sonido).

Por cierto, ¿Quién dijo que instalar Debian era dificil? Asistente gráfico con opciones muy similares a las de Ubuntu y otras distribuciones, si te da por personalizarlo, con el asistente gráfico puedes elegir hasta que incluir en el Kernel, si no, siguiente siguiente click aceptar y ya…

Y en una instalación como la que hice, todavía más sencillo, particionar, instalar, reiniciar y un par de apt-get’s

Así es como quedo más o menos:

Llevo dos semanas con él y estoy encantado. No le hecho en falta nada, lo tengo como me gusta, ligero y veloz aún con una máquina un poco vieja para estos tiempos. Cada día aprendo una cosa nueva y descubro algún secreto interesante. En resumen, lo mejor que he podido hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: